VERSION ON-LINE: ISSN 1028-4818
RPNS-1853

Multimed 2001; 5(2)
 
FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS “CELIA SANCHEZ MANDULEY”
FILIAL BAYAMO GRANMA
 
Conocimiento y aceptación de la medicina familiar en estudiantes de medicina.
Filial de ciencias medicas. Bayamo 2000.
Knowledge and assimilation of the familiar medicine in students of medicine. Bayamo 2000.
 
Pilar Escalona Guevara[1]; Oscar Rosales Rosales[2]; Valentina Herrero Vicente[3]; Mónica García Raga[4]; Concepción López Rey[5];  Valentín Balbuena Escalona[6].
 
 
 
Resumen
 
El objetivo de este trabajo fue determinar el conocimiento y la aceptación de la medicina familiar por estudiantes de la carrera, en el curso 1999-2000. Se realizó un estudio descriptivo y transversal en una muestra estratificada de 200 alumnos pertenecientes a la Filial de Ciencias Médicas de Bayamo obtenida aleatoriamente a los cuales se le aplicó una encuesta con un conjunto de variables como el conocimiento de la medicina familiar, importancia de la especialidad Medicina General Integral e interés por la atención secundaria. Se procesó la información manualmente. Se utilizó como procesador de texto el Word de Microsoft. Se encontró que 99% refirió conocer la medicina familiar; sin embargo, sólo 77,5% desea incorporarse al plan de la familia y contradictoriamente 97,5% ve como muy importante ésta especialidad. Consideramos existe poca motivación por la medicina familiar ya que el mayor por ciento se inclina por la atención secundaria.
Descriptores DeCS: MEDICINA FAMILIAR. ATENCION PRIMARIA DE SALUD. MEDICOS DE FAMILIA. ESTUDIANTES DE MEDICINA.
 

Introducción
 
Antes de del triunfo de la revolución no puede decirse que existiera un sistema nacional de salud y esto se reflejaba en los vergonzosamente tristes indicadores de salud. El triunfo de la Revolución cubana, en enero de 1959, puso fin a esos duros años en la salud del pueblo.
La salud pública cubana arribó al último decenio de este siglo con indiscutibles logros en el estado de salud de la población y con un sistema de salud bien organizado, que cuenta con una cobertura completa de profesionales e instituciones de salud para la atención de la población pero bajo una difícil situación económica.
Guiados por indicaciones de nuestro máximo líder y sobre la base de su genial concepción se desarrolla, a partir de 1984, el modelo de atención del médico y enfermera de la familia que garantiza que cada cubano cuente a pocos metros de su vivienda, con un médico y una enfermera que constituye el primer contacto con el sistema de salud a través del programa de promoción, protección, restauración y rehabilitación de la salud.
El modelo de atención de medicina familiar se ha ratificado como el eje principal del actual desarrollo estratégico de atención primaria, con una visión no únicamente curativa del médico, como pueden tener algunos países desarrollados, sino con la visión de ese médico para promover salud, para prevenir enfermedades, interactuando también con el medio ambiente del pueblo (1-3).
Esta aspira a satisfacer las necesidades sentidas y reales de la población, mediante el establecimiento de una relación médico-paciente personalizada, humana y comprensiva que capta la confianza de las personas y les permite exponer sus problemas con fluidez (4, 5).
El egresado de la Facultad de Ciencias Médicas será un médico general básico, una vez graduado funcionalmente actuara durante un período como médico a cargo de varias familias, la comunidad, el individuo y por tanto se identifica como médico de familia, también este egresado brindará atención en comunidades rurales, en algunas fábricas, escuelas y centros recreativos (6).
La atención primaria de salud (APS) es la atención ambulatoria basada en métodos y tecnologías prácticas; científicamente fundamentales y socialmente aceptables puestos al alcance de la comunidad y todos los sectores económicos y sociales, a un costo sostenible, con un sentido de autoresponsabilidad y autodeterminante (7, 8).
Como dijera nuestro Comandante en jefe: La Medicina General Integral (MGI), esta nueva especialidad según los planes perspectivos en el orden cuantitativos y cualitativos, ejercerá una poderosa influencia transformadora en la práctica médica, en la organización de la atención primaria y en todo el sistema nacional de salud en los próximos años (9).
En todo el mundo se percibe la necesidad de contar con médicos de familia como pieza clave del sistema de salud integral que ejercen servicios médicos y de salud pública eficiente y de calidad en toda la población.
El objetivo de este trabajo se centró en determinar el conocimiento y la aceptación de la medicina familiar en estudiantes de medicina, así como los principales aspectos negativos que ven en la atención primaria de salud.
Teniendo en cuenta la baja incorporación de estudiantes al movimiento de alumnos ayudantes en MGI, pobre investigación en dicha especialidad, así como algunos criterios particulares desfavorables de estudiantes por la medicina familiar es que nos motiva a realizar este trabajo, para conocer el verdadero problema que existe en nuestros estudiantes que los desmotiva, por la medicina general integral y poder realizar una estrategia de intervención en base a dificultades detectadas.


Método
 
Se realizó un estudio descriptivo transversal con los estudiantes de la Filial de Ciencias Médicas de Bayamo, durante el curso 1999-2000. Del universo, conformado por todos los estudiantes de medicina (de primero a sexto años), por muestreo estratificado se escogieron 200 alumnos de manera aleatoria, que incluyeron proporcionalmente una representación de cada año. A esta muestra, se le aplicó una encuesta (anexo 1) donde se recogen diferentes variables como: sexo, año de la carrera que cursan, si poseían conocimiento acerca de la medicina familiar y se consideró dentro de la dimensión opinática, el deseo de realizar especialidad en MGI una vez terminados sus estudios en la carrera, así como la importancia que le concedian esta especialidad. La encuesta fue aplicada por uno de los investigadores, de forma grupal, en las aulas, se explicó el objetivo de la misma para lograr la cooperación y se garantizó el anonimato.
Para el procesamiento de la información se elaboraron tarjetas simples y las variables se incluyeron en una base de datos confeccionada en Microsoft Access utilizando una computadora Pentium 1, los resultados se expresan en números absolutos y por cientos y se presentan en tablas.


 
Resultados
 
Se encuestaron los 200 alumnos de medicina previstos, 63,5% del sexo femenino (n = 127), 99,0% (n = 198) refirió conocer la medicina familiar (tabla 1); sin embargo, sólo 77,5% de los alumnos desea incorporarse al plan de la familia una vez graduados (tabla 2) y si se desempeñaran como tal 21,5% lo harían porque le gusta, el resto porque es necesario o porque no tienen otra alternativa.
De los encuestados 97.5% ven como importante la especialidad de MGI (tabla 3). Contradictoriamente sólo 59,5% desea realizar dicha especialidad (tabla 4) y sobre todo los años terminales quinto y sexto son los que menos la desean. Desean realizar especialidad en la atención secundaria 92,5% de los alumnos y llama la atención que 51,0% la quieren sin haber realizado la de MGI y 41,5% la desean como segunda especialidad (tabla 5). Se evidencia en el trabajo una gran desmotivación por el plan de la familia y por la especialidad de MGI.


Discusión
 
El mayor número de alumnos, refirió conocer la medicina familiar como la atención médica al individuo en el contexto de la familia y la comunidad, en forma continua e integrada con el propósito de conservar la salud, así como su implantación hace ya 15 años con éxito en el país y ha ido interiorizándola, producto de su incorporación como asignatura en los diferentes años de la carrera, lo que ha sido muy positivo porque el egresado realizará funciones que corresponden a un médico general básico; no obstante, no vemos relación del conocimiento con el deseo de trabajar como médico de familia una vez graduados por lo que pensamos se debe fortalecer la motivación a los estudiantes.
Entre los elementos más importantes que alegan para tener esta negativa, se encuentran: el burocratismo a que se ve sometido el médico de familia, los locales inadecuados de consulta existentes en nuestro medio, la escasez de recursos y la poca estimulación que reciben.
Un por ciento elevado valora como muy importante la especialidad de MGI, y la ven como una especialidad integral donde se tiene una estrecha relación con la comunidad y su fundamental objetivo el de hacer promoción y prevención, para modificar hábitos, costumbres, modo de vida y elevar el nivel de salud de la población; sin embargo, 40% no desea realizar esta especialidad. Los factores que influyen en esta negativa, como el menosprecio que aún existe en la atención secundaria por este especialista, la escasez de recursos que hacen limitada la indicación de algunos análisis complementarios y medicamentos, así como la reubicación en el área rural luego de ser especialista coinciden con resultados reportados por otros autores (10).
Consideramos que a la especialidad de MGI, por los logros que proporciona al sector, se le debe dar mayor prioridad y estímulo, pues es aceptado por todos que gracias al médico de la familia, hoy se exhiben resultados e indicadores de salud comparables a los de países desarrollados, a pesar de la cruenta guerra económica a la que por más de cuarenta años se ha visto sometido el país.
Aunque para realizar una especialidad en atención secundaria es necesario primero la de Medicina General Integral y más de 90% de los estudiantes desean realizar una de las primeras, llama la atención que aproximadamente 50% no desean realizar MGI antes, hechos que concuerdan con un estudio similar realizado con médicos de familia (10). Esto tiene su probable causa en que la formación del médico general básico se produce fundamentalmente en la atención secundaria y no tiene una adecuada formación comunitaria que solo podría lograrse en los policlínicos y consultorios.
La pérdida de autoestima por el médico de la familia, su fuerte formación médica asistencial con preferencia a la tecnología de avanzada y la carga administrativa en su trabajo diario, le impide enfrentar y reconocer la importancia de los desafíos de su trabajo en la atención primaria de salud y le provocan el máximo interés en buscar especialidad (10).
La fortaleza de la atención primaria de la salud debe continuar incrementándose, porque estamos seguros allí reside, en gran parte nuestra capacidad de mantener y continuar mejorando nuestros indicadores de salud (1).

Principales aspectos negativos referidos del plan de la familia:
 
 1.       Condiciones inadecuadas para trabajar, falta de recursos.
 2.       Exceso de trabajo.
 3.       Menosprecio por los especialistas de la atención secundaria.
 4.       Masividad en el plan, hay médicos desmotivados.
 5.       Burocratismo.
 6.       Limitación de recursos, no tienen derecho a indicar algunos análisis complementarios y  
           medicamentos.
 7.       Poca estimulación.
 8.       Luego de ser especialistas deben volver al área rural.
 9.       Algunos médicos de familia no son ejemplo.


Conclusiones
 
- No existió correspondencia entre el conocimiento y la aceptación por la medicina familiar.
- El menosprecio de la atención secundaria por la especialidad, las condiciones inadecuadas de trabajo, la limitación de recursos y la poca estimulación son los elementos negativos que justifican la desmotivación por la medicina familiar. Por lo que el mayor por ciento se inclina por la atención secundaria.


Referencias Bibliográficas
 
1. Dotres Martínez C. Intervención en la ceremonia de apertura del VI Seminario de Atención primaria de Salud. La Habana: MINSAP; 1997.p. 5-15.

2. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Programa de trabajo del médico y enfermera de la familia, policlínica y el hospital. La Habana: [s/n]; 1988. p. 2-3.

3. Medina G, Vargas J, Romero. R, Crespo E, Lemes J. Satisfacción de la población con el médico de la familia. Rev Cubana Med Gen Integr 1998; 14(6): 571-80.

4. UNICEF. El plan del médico de la familia en Cuba. México DF: Cosalis; 1991. p. 6-10.

5. Rigol Ricardo O, Pérez Carballas F, Perea Corral J, Fernández Sacasas J, Fernández Mirabal JE. La Salud pública en Cuba. En: Medicina General Integral. 2 ed. t1. La Habana: Pueblo y Educación; 1994.p. 9-24.

6. Rigol Ricardo O, Pérez Carballas F, Perea Corral J, Fernández Sacasas J, Fernández Mirabal JE. La familia. En: Medicina General Integral. 2ª ed. t1. La Habana: Pueblo y Educación; 1994. p. 31- 40.

7. Rigol Ricardo O, Pérez Carballas F, Perea Corral J, Fernández Sacasas J, Fernández Mirabal JE. El médico general como especialista. En: Medicina General Integral. 2ª ed. t1. La Habana: Pueblo y Educación; 1994.p. 163-75.

8. Cuba: Miniserio de Salud Pública. La formación del médico general básico como médico de familia. Plan de estudios. Sus características generales. La Habana: MINSAP; 1990.

9. Doc Rodríguez VR. Los consejos de salud en las estrategias de atención primaria. Santiago de Cuba: [s/n]; 1996.

10. Cuba: Ministerio de Salud Pública. Metodología para el trabajo en Salud. Carpeta Metodológica APS. Capítulo 10. Santiago de Cuba: MINSAP; 1996.

11. Rigol Ricardo O, Pérez Carballas F, Perea Corral J, Fernández Sacasas J, Fernández Mirabal JE. El proceso docente en la formación del especialista en Medicina General Integral. En: Medicina General Integral. 2ª ed. t2. La Habana: Pueblo y Educación; 1994. p. 237-44.

12. Rodríguez F, Zayas M. Estudio para el perfeccionamiento del plan del médico de la familia. Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13(1): 12-8.
 
 
 
 
Encuesta para aplicar a estudiantes de medicina.
 
 
SEXO: F: ___________         M: _____________

Año Carrera 1ro ______    2do_______ 3ro_____ 4to_______ 5to_______ 6to_____

 1.       La carrera la obtuvo en Preuniversitario normal____ o Militar_____

Conoce la Medicina familiar       Si________ No_______

 2.       Cuando se gradúe como medico desea incorporarse al Plan de la Familia.
Si______   No_______

 3.       Si se desempeña como médico de la Familia lo haría:
____ Por que es necesario
____ Por que le gusta.
____ Por que no hay otra alternativa.

 4.       Le ve importancia a la especialidad de MGI.
Si______ No_________ Por qué
___________________________________________________________________

 5.       Desea realizar la especialidad de MGI.
Si ____   No_______ Por qué
______________________________________________________________________

 6. Desea realizar especialidad en atención secundaria
Primera opción ______________ 2da especialidad________ No desea______

 7.       Que es lo que más le gusta del plan de la familia.
_____________________________________________________________________

 8. Que es lo que menos le gusta del plan de la familia.
     ___________________________________________________________________


 
Tabla 1 Alumnos según conocimiento de la medicina Familiar. Filial Ciencias Médicas. Período 1999-2000. Bayamo, Granma.
 
 Conocimiento
Cantidad
%
 Sí
198
99
 No
2
1
 TOTAL
200
100
 Fuente: Encuesta.

 
 
Tabla 2 Alumnos según deseo de ser Médico de Familia. Filial Ciencias Médicas. Período 1999-2000. Bayamo, Granma.

 Deseo ser Médico de
 Familia
Cantidad
%
 Si
155
77,5
 No
45
22,5
 TOTAL
200
100
 Fuente: Encuesta.

 
 
 
Tabla 3 Alumnos según importancia que conceden a la MGI. Filial Ciencias Médicas. Período1999-2000. Bayamo, Granma.

 Importancia
Cantidad
%
 Sí
195
97,5
 No
5
2,5
 TOTAL
200
100
 Fuente: Encuesta.

 
 
Tabla 4 Alumnos según deseo de realizar especialidad en Medicina General Integral. Filial Ciencias Médicas. Bayamo 1999.

 Deseo de realizar Esp. MGI
Cantidad
%
 Sí
119
59,5
 No
81
40,5
 TOTAL
200
100
 Fuente: Encuesta.

 
 
 
Tabla 5 Alumnos según deseo de realizar especialidad en Atención Secundaria. Filial Ciencias Médicas. Bayamo1999.
 
 Deseo Esp. At.
 Secundaria
Cantidad
%
 1ra especialidad
102
51,0
 2da especialidad
83
41,5
 No desea
15
7,5
 TOTAL
200
100
 Fuente: Encuesta.


 


[1]Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Master en Atención Primaria de Salud. Profesor  Instructor.
[1] Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Profesor Instructor.
[1] Especialista de Primer Grado en Higiene y Epidemiología. Profesor Instructor.
[1] Especialista de Primer Grado en Pediatría. Profesor Instructor.
[1] Especialista de Primer Grado en Pediatría. Profesor Instructor.
[1] Profesor de Nivel Superior en Ciencias Biológicas. Investigador Agregado.