VERSION ON-LINE: ISSN 1028-4818
RPNS-1853

Multimed 2001; 5(2)

EDITORIAL

 

Hemorragia Digestiva: Más allá de lo nuevo.
 
Importantes avances han revolucionado el conocimiento actual de las lesiones provocadas por la agresión de la secreción ácida al tubo digestivo. La comunidad médica recibió el nuevo milenio con la posibilidad creciente de contar con técnicas endoscópicas, de medición y bioquímicas novedosas para el diagnóstico de la enfermedad de la mucosa gastroduodenal (1).
Nada ha sido más impresionante para todos, en los últimos tiempos, que la demostración del Helicobácter pylori en la etiopatogenia de la úlcera péptica, así como la explicación del origen de estas a partir de la ingestión de los antinflamatorios no esteroides (AINEs). Indiscutiblemente se ha abierto, para siempre, una nueva etapa en la terapéutica de estas enfermedades (2).
Más allá de ello, existe una triste realidad. De los enfermos con una úlcera péptica, 25% desarrollan hemorragia digestiva cuya incidencia es mayor en la asociada a la ingestión de AINEs.
Aunque la mortalidad oscila entre 1 y 5% puede llegar hasta 10% a partir de los 60 años de edad. La existencia de comorbilidad expone al enfermo a un mayor riesgo de morir. Múltiples aspectos anatómicos se convierten en predictores específicos (3).
Se impone entonces la evaluación de ésta, en cuyo caso, la endoscopía alta es insustituible y además pauta en gran medida la estrategia terapéutica adecuada.
Al poner a disposición de ustedes el artículo “Hemorragia digestiva altas por úlcera gástrica y duodenal”, hemos visto a la hemorragia digestiva más allá de lo nuevo. Se necesita por tanto de astucia, habilidad y mucho juicio clínico. Todos los sabemos.


Referencias Bibliográficas

1. Pérez J. Seguimiento compartido en patología de la secreción ácida [Editorial] Tiempos Médicos. 2001; 577: 5.

2. Conferencia Española de Consumo sobre la infección por Helicobacter pylori. Rev Esp Enf Dig 1999; 91(11): 777-84.

3. Piquera J, Villapún M, Payeras G, Burgoa B. Ulcera péptica. Tiempos Médicos 2001; 577: 23-42.
 
 
 
Dr. Julio César González Aguilera.
Especialista de II Grado en Medicina Interna.
Especialista de II Grado en Medicina Intensiva y Emergencias.
 
Lic. Luis A. Algas Hechavarría.
Editor.