VERSION ON-LINE: ISSN 1028-4818
RPNS-1853

Multimed 2001; 5 (1)
 
HOSPITAL PROVINCIAL DOCENTE “CELIA SANCHEZ MANDULEY”
MANZANILLO GRANMA
 
Síndrome de Reiter. Presentación de un caso.
Reiter´s syndrome.
 
Nelsis Rondón Paz[1]; María Natalia Lanz López[2].
 

Resumen.
 
Se realizó el estudio de un paciente de 27 años diagnosticado en consulta multidisciplinaria de Oftalmología, Ortopedia y Medicina del Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente “Celia Sánchez Manduley”; como un síndrome de Reiter o Fiessinger-Leroy-Reiter, caracterizado por conjuntivitis, artritis y uretritis. Se hizo una revisión actualizada de las alteraciones oculares del Reiter y se comparó con nuestros resultados. Este proceso no es común y tiene predilección por el sexo masculino y adultos jóvenes. La uretritis fue el signo genitourinario que estuvo presente. La conjuntivitis bilateral y uveitis anterior fueron los signos oculares que predominaron por más tiempo, asociados a la artritis osteoarticular.
Descriptores DeCS: ENFERMEDAD DE REITER/diagnóstico.
 

Introducción.
 
El síndrome de Reiter, conocido también como síndrome de Fiessinger - Leroy - Reiter, es una artropatía asociada al antígeno HLA-B27, o espondilitis seronegativa; descrita por Sir Benjamin Brodie en 1818, y en 1915 por el médico H.C. Reiter. Enfermedad no común, es más frecuente en varones jóvenes en la tercera década de la vida, puede aparecer luego de un ataque de disentería, uretritis inespecífica o artritis aguda que afecta rodillas y tobillos.
El síndrome cursa con manifestaciones periarticulares como tendinitis, bursitis y periostitis del calcáneo, manifestaciones extraoculares entre las que se encuentran úlceras orales indoloras y transitorias, lesiones cutáneas en forma de placas, balanitis circinadas, alteraciones ungueales cardiovasculares y genitourinarias (1-3).
Las manifestaciones oculares son comunes e inespecíficas, con estrecha relación entre el antígeno HLA-B27 y las alteraciones oculares. Aparecen también conjuntivitis bilateral y mucopurulentas frecuentes 1 ó 2 semanas luego de la uretritis y precede a la artritis. La iritis aguda aparece en 20% de los casos o durante una recidiva, es recurrente y no granulomatosa unilateral o bilateral, se asocia a la sacroileitis y a la presencia del antígeno HLA-B27. Se ha reportado queratitis aislada o asociada a opacidades subepiteliales con lesiones puntiformes suprayacentes. La triada conjuntivitis, artritis y uretritis se han observado solo en 33% de los casos con esta enfermedad (4-6).
El pronóstico y evolución de esta afección es variado e imprevisible con ataques que duran de 3 a 6 meses, a veces un año con intervalos libres de la enfermedad, las formas crónicas tienen un pronóstico desalentador al producir incapacidades (1, 4).
 
El tratamiento es sintomático y la terapia ocular consiste en:
- Conjuntivitis: No suele requerir tratamiento.
- Uveitis anterior: Midriáticos cicloplégicos y corticoides.
- Queratitis: No hay tratamiento ideal.

Por lo poco común del síndrome de Reiter completo y la presencia de este paciente en consulta de Oftalmología, además de la posibilidad de estudiarse totalmente, se decidió su presentación.
 
 
Presentación del caso.
 
Paciente mestizo, masculino, de 27 años.
Antecedentes de diarreas inespecíficas de una semana de evolución, secreciones oculares mucopurulentas, sacrolumbalgia, fiebre 39º C, toma del estado general y secreciones uretrales, por lo que se ingresa y estudia (primera crisis 1993).
Examen Oftalmológico.
Anexos: Inyección conjuntival intensa y secreciones mucopurulentas abundantes ambos ojos.

Estudios realizados.
Los complementarios que se realizaron (hemograma, serología, líquido cefalorraquideo, factor reumatoideo, células LE, urocultivos, test de brucelosis, rayos X de tórax, columna lumbosacra) fueron negativos. Eritrosedimentación (+) 63 mm. La orina fue positiva, presenta leucocituria. Los exudados uretrales con cultivo y antibiograma mostraron estafilococos patógenos. El antígeno HLA-B27 fue positivo. Se concluye como: síndrome de Reiter.
En 1996 ingresa por: ojos rojos, dolor intenso en los mismos, disminución visual intensa y dolor en articulaciones de rodillas en ambos miembros inferiores (segunda crisis). Antecedentes patológicos personales: síndrome de Reiter.
Agudeza visual OD 0,3
                            OI 0,1
Oftalmoscopia y biomicroscopia.
                          OD: Normal.
                          OI: Anexos: blefarospasmo, inyección cilioconjuntival moderada.
Segmento anterior: Punteado superficial en córnea, escaso en sector inferior. Precipitados retroqueráticos gruesos. Tyndallk ++.
Medios: Pigmentos iridianos finos sobre cara anterior del cristalino.

Estudios realizados.
El hemograma, glicemia, eritrosedimentación y los exudados (ótico, nasofaríngeo y uretral) fueron negativos.
La evaluación estomatológica fue normal.
Se le prescribieron antinflamatorios (prednisona 20 mg), midriáticos ciclopléjicos y vitaminoterapia. Al alta estaba mejorado, aunque continuaba con tratamiento y seguimiento en consulta de Oftalmología con evolución satisfactoria (1 enero 97).
RD OD + 1,00 (0,6)
 OI + 0,75 (0,7)
Repitió las crisis con predominio articular y ocular (uveitis anterior) 1998 y 1999. Se trató de igual forma y mejoraron sus crisis; ahora está asintomático (2000).
Examen Ocular.
AV OD 0,6
       OI 0,05
RD OD-1,25-0,75x90o (1,0)
OI- 4,50-0,75x90o (0,6) +1
La oftalmoscopia y biomicroscopia fueron normales.


Comentarios.
 
Se presenta el caso de un paciente de 27 años, con la triada clásica que define el síndrome de Reiter completo y que se adjunta a la literatura revisada al coincidir con la sintomatología planteada y una frecuencia de solo 33% (2, 4).
Paciente joven del sexo masculino que el síntoma ocular inicial lo constituyó la conjuntivitis bilateral, con secreciones mucopurulentas escasas e inyección conjuntival moderada, se trata con colirio de cloranfenicol al 0,5% y fomentos de suero fisiológico constantes, resolviendo su cuadro en 3 días. Hay autores que plantean que este cuadro puede resolver en corto plazo y sin tratamiento alguno (1, 2).
Las manifestaciones extraoculares que estuvieron presente en nuestro paciente fueron: la uretritis y lesión a nivel del surco balano prepucial, fiebre de 39º C, diarreas inespecíficas de una semana de evolución, toma del estado general, así como artralgias que comenzaron por la articulación sacroiliaca con parestesias en ambos miembros inferiores, hasta iniciar la artritis específica en rodilla primero y luego en tobillos.
Los hallazgos de este paciente están en relación directa a los encontrados por otros autores en cuanto a manifestaciones extraoculares (1-7).
Otros autores abogan a favor de un diagnóstico inicial basándose en criterio clínico, que se confirma posteriormente por la evolución de la artritis; estudios que se realizan y la dirección multidisciplinaria que toma la afección (8-11).
La uveitis anterior estuvo presente en la segunda crisis (1996), de forma aguda no granulomatosa y unilateral (OI), así como la queratitis superficial epitelial asociada solamente a la artritis de rodillas.
Tanto la uveitis, como la queratitis pueden afectar ambos ojos y condicionar a nivel corneal edema, erosión o infiltrados, casi siempre se ve durante una recidiva del síndrome de Reiter en 20% de los pacientes (11-14).



Conclusiones.
 
El síndrome de Reiter completo, enfermedad no común se ve en pacientes jóvenes y del sexo masculino. La sintomatología inicial estuvo dada por conjuntivitis, uretritis artritis. La segunda crisis se caracterizó por uveitis anterior, queratitis superficial y artritis de rodillas y articulación de los tobillos, asociadas al antígeno HLA B27 (+).

Referencias Bibliográficas.

1. Montero Luzubieta J. Síndrome de Reiter. Revisión de nuestra casuística. Arch  Soc Española Oftal. 1987; 52: 583-90.

2. Cush JJ, Lipsky PE. Las espondiloartropatías: Síndrome de Reiter. En: Bennett JC, Plum F. Cecil: Tratado de Medicina Interna 20 ed México: Mc Graw-Hill  Interamericana; 1998. p 1696-7.

3. Cecil L. Síndrome de Reiter En su: Tratado de Medicina Interna. t2. La Habana: Pueblo y Educación 1973; p. 1460-1.

4.  Kanski J, Reiter J. Oftalmología clínica. 3. ed. St Louis: Mosby; 1996.p. 123-4.

5. Vaughan D. Asbury - Taylor. Enfermedad de Reiter En su: Oftalmología general. 8va ed. México: Manual Moderno; 1987.p. 285.

6. Walter J. Síndrome de Reiter. En su: Síndromes Oculares. Bruselas: Jims;  1969.p.126-7.

7. Vysteprust P, Tellier E. El Síndrome de Reiter. Acta Urol Bélgica 1998; 66(1): 29- 33.

8. Sood UN. El estudio de la dirección de un caso: poliartritis con fiebre. Toro Rheum- Dis 1998; 47(3): 1-4.

9. Elbadir S; Sayed. Case for diagnosis Reiter syndrome. Ann Dermatol Venereol 1998; 125(4): 279-80.

10. Guglielmetti V, Leissners A. Síndrome de Reiter. Análisis de 4 casos clínicos. Dermatol 1995; 11(2): 93-7.

11. Neder Sarkis, Bonfigliollis. Reiter como manifestación inicial del síndrome de  inmunodeficiencia adquirida. Rev Brasil Reumatol 1991; 31(5): 182-4.

12. Espinosa LR. Spondyloarthropathies. Lippincotts Prim Care Pract 1998; 2(1): 81-6.
 
13. Gladman DD. Aspectos clínicos de la espondiloartropatía. J Med Sci 1998; 316(4): 234:8.

14. Reveille JD. HLA-B27 and the seronegatives spondyloarthropathies. Am J Med Sci 1998; 316(4): 239-49.




[1] Especialista de Primer Grado en Oftalmología.
[1] Especialista de Primer Grado en Oftalmología.