VERSION ON-LINE: ISSN 1028-4818
RPNS-1853

Multimed 1997; 1(1)
 
Medidas céfalométricas en niños y jóvenes bayameses con oclusión normal.
Cephalometric measures in children and young persons with normal occlusion.

 
0lga Díaz Rodríguez1; Magda Guerra Labrada2; Milagros Pérez Espinosa3; Juan Ernesto Fajardo Jaca4.
    

Resumen

Se realizó un estudio descriptivo y transversal en 34 alumnos de 12 años, y 30 de 18 a 22 años con oclusión normal, del Municipio Ba­yamo, a los cuales se le indicó una telerradiografia lateral de la cabeza para poder responder a nuestra interrogante. ¿Cuáles serán las carac­terísticas cefalométricas esqueletales y dentales de esta población?
Para la recopilación de los datos utilizarnos una tabla de vaciamiento con la finalidad de obtener cada una de las variables propuestas.
Los resultados obtenidos fueron prognatismo superior e inferior, buen desarrollo de la rama y un vector de crecimiento horizontal.
Los incisivos superiores e inferiores presentaron vestibuloversión con respecto a la base del cráneo en los jóvenes de 18 a 22 y en los niños de 12 años la inclinación de los incisivos fue normal.
Descriptores DeCS: OCLUSION; CEFALOMETRIA.


Introducción
 
La cefalometría en el tratamiento ortodóncico es fundamental para el diagnóstico y el pronóstico de las anomalías dentomaxilofaciales, además es una forma de ir evaluando el tratamiento y de controlar la evolución del caso, es decir, constatar si se ha llegado o no a la meta trazada en el tratamiento y nos señala como esta respondiendo a la terapia empleada (1, 2).
La cefalometría ocupa un lugar útil en nuestro armamentario, espe­cialmente en los campos de la dimensión de la cara. Existe un patrón facial que representa un medio o un término medio de la forma, para las personas que poseen una buena oclusión y la desviación de ello representa la variación que debe ser considerada cuando evaluamos crecimiento, equilibrio y armonía (3).
Con el desarrollo científico técnico la ortodoncia como especialidad requiere nuevos matices, tanto en el campo intelectual como clínicamente y son muchos los estudios que se dedican a la investigación y desarrollo de esta rama, que en estos momentos se distinguen no solamente por la corrección de dientes en mala posición, sino que se encarga además del estudio del crecimiento y desarrollo del macizo cráneo-facial en conjunto y la repercusión de éste normal o anormal crecimiento en el sistema estomatognático.
Puede afirmarse que no es posible estudiar un caso de Ortodoncia en forma completa sin ayuda de la cefalometría. Es cierto que todo mé­todo científico aplicado a la práctica, puede tener márgenes de error, pero siempre proporciona una claridad y una visión general de las anomalías que no pueden alcanzarse sin ningún otro medio de diag­nóstico (4).
En nuestro país, para determinar las variaciones de las estructuras cráneo-faciales se utilizan cifras promedios obtenidas fundamentalmente por Jorabak, Tweed, Down y Steiner, siendo dichos investiga­dores, foráneos, por lo que éstas cifras corresponden a individuos en medios muy diferentes al nuestro, en cuanto a clima, costumbres, ca­racterísticas étnicas y factores socioeconómico, es decir, no contamos con valores cefalométricos propios o características de la población cubana.
Existen investigaciones efectuadas en pacientes con tratamiento de Ortodoncia (5), así como en grupos poblacionales con oclusión nor­mal, utilizando las telerradiografias corno medio de diagnóstico y aná­lisis cefalométrico específico (6).
Teniendo en cuenta todos los conceptos señalados anteriormente, re­alizamos a nuestros pacientes, un análisis cefalométrico, el cual con­siste en la recopilación de medidas angulares y lineales de distintos autores, que se consideran los más importantes y que nos aportan las características cefalométricas de cada paciente, tanto esqueletales como dentales, mediante los cuales podemos conocer las posiciones de ambos maxilares con respecto a la base del cráneo, las posiciones y relaciones de los dientes con respecto a sus maxilares, la apreciación del crecimiento de los distintos componentes óseas del cráneo y de la cara, la dirección del crecimiento de los maxilares y sus principales incrementos de acuerdo con la edad.


Método

Se realizó un estudio descriptivo y transversal donde se encuestaron 200 alumnos de 12 años de una escuela Secundaria Básica y 300 alumnos de 18 a 22 años de edad del Politécnico de la Salud a los cuales se les realizó un examen bucal de las arcadas por separados y en oclusión, detectándose 34 alumnos de 12 años con oclusión nor­mal y 30 alumnos de 18 a 22. Se les efectuó un examen telerradiográfico de perfil, en el departamento de Rx de nuestra unidad con placas radiográficas de 8 x l0 pulgadas, con un kilovoltaje y un miriamperaje acorde con la distancia bicigomática del paciente con distancia foco-placa de 1,5 metros, placa objete de 6 centímetros y tiempo de expo­sición de 1,7 segundos. Se siguió la misma técnica de mevisado en todos los pacientes.
Las mediciones de las telerradiografias se efectuaron por los autores de la investigación y para el análisis cefalométrico, se utilizaron ángu­los y mediciones lineales del cefalograma de los distintos autores corno Joraback, Steiner, Down que se recogen en el análisis cefalo­métrico de nuestra Historia Clínica. Con ayuda de una Computadora Sanyo, nos permitió obtener una parte de los resultados como media aritmética y la desviación estándar y con ayuda de una calculadora manual marca Sanyo, obtuvimos el coeficiente de varianza, error estándar de la media e intervalo de confianza. En todos los casos se utilizó la mediana y el tets de estudio como técnica estadística de comparación desde el punto de vista descriptivo.


Resultados

En la tabla 1 se exponen las medidas cefalométricas esqueletales del sexo femenino, donde observamos que la media aritmética del ángulo SNA = 84 con un intervalo de confianza de 82,2 - 85,8%.
El SNB la media obtenida es de 81,28y un intervalo de confianza de 79,2 - 83,3%. El ANB la media fue de 3,14 y el intervalo de confianza de 2,2 - 4,1%. Con respecto a las medidas anteriores que han estado aumentadas con relación a los valores de nuestra historia clínica, las siguientes angulaciones están disminuidas, así el F.M. obtuvo una media de 23,5 con un intervalo de 21,4 - 25.3%. El YSN la media aritmética es de 64,50ï‚° con un intervalo de 62,8 - 66,2%.
Los resultados obtenidos por nosotros están aumentados, el SNA con relación al análisis utilizado por nuestra historia clínica que son las de Tweed resultan similares a los obtenidos en un estudio realizado en 1985 por Bugg, Canavat y Jeannigs (7) en 700 muchachas y mucha­chos entre 11 y 14 años de edad del norte mejicano y de Jawa, donde el sexo femenino obtuvo una media en el SNA de 88,3, el SNB se presentó similar al usado por nosotros en nuestra historia con 78,9ï‚° y en nuestros estudios obtuvimos este ángulo aumentado con un prognatismo inferior. Esto no coincide con Bugg, Canavat y Jeannigs (7) que en 1972 examinaron 60 niños latinoamericanos de 4-5 años de edad en la dentición primaria con oclusión normal y buenas pro­porciones faciales. Ellos compararon sus mediciones con las normas de 5 años de edad obtenidas por Higley y llegaron a la conclusión que d grupo latinoamericano no exhibe un patrón dental y esquelético más protrusivo que los niños del norte de América.
Estos resultados obtenidos por nosotros con hiprognatismo está rela­cionada a la muestra utilizada donde se mezcla la raza y en nuestra media predomina la mestiza, siendo los fenotipos más fuertes los de las raza negra, del cual es característico el prognatismo, pero también debernos recordar que en este sexo el mayor desarrollo se alcanza tempranamente.
En la tabla 2 aparecen recogidas las medidas cefalornétricas esquele­tales en niños de l2 años de edad del sexo masculino, donde la medía aritmética obtenida del ángulo SNA es de 83,8 con un intervalo de confianza de 82,04 - 85,5%. El SNB la media fue de 79,9 con un intervalo de 78,4 - 81,4%. El ANB la media obtenida es de 3,78 y el intervalo de confianza de 2,96 - 4,6%. A diferencia de los valores anteriores que están aumentados con respecto a los de nuestra historia clínica, los siguientes ángulos se encuentran disminuidos, el F.M. con una media de 23,94 y un intervalo de confianza de 22,3 - 25,6%. El YSN la media fue de 67,78 y un intervalo de 64,3 - 71,2%. El SNM con una media de 32,57 y un intervalo de confianza de 30,3 - 24,8%. Los resultados obtenidos presentan una discreta diferencia con los de Bugg, Canavat y Jeannigs (7) que obtuvo un SNA de 82,4ï‚°, el SNB fue similar con 79,6ï‚° en los adolescentes del norte de México, en los adolescentes de Jawa el SNA presenta una media de 81,6ï‚° por debajo de los obtenidos por nosotros y similar en el SNB con 79,2.
Consideramos que en el caso del prognatismo superior se presenta la misma situación que en el sexo femenino, por la diferencia de que el maxilar inferior puede completar su transformación y adquirir sus formas y proporciones definitivas en la pubertad, que en el sexo mas­culino es de 16-20 años, edad no comprendida en este estudio. En el F.M. se obtiene un buen desarrollo de la rama ascendente y un vector de crecimiento que coincide con la utilizada en nuestros trabajos dia­rios con análisis de niños americanos
En la tabla 3 se recogen las medidas cefalométricas dentales en niños de 12 años con oclusión normal de sexo femenino donde pode­mos observar la media aritmética del ángulo inciso mandibular que es de 94,71ï‚°, con un intervalo de confianza de 92,3 -97%. El 1SN con una medida de 103,57 y un intervalo de confianza de 98,7 - 108,4%. En el INA mm se obtuvo una media de 5,35 mm con un intervalo de confianza de 4,2 - 6,5%. El INA presentó una media de 20,21 y un intervalo de confianza de 16,7 - 23.7%. El 1NB mm la media obtenida fue de 5,92 mm con un intervalo de 5 - 6,84%.
Con este análisis podemos observar que las medidas anteriores se en­cuentran ligeramente aumentadas en relación con los valores que no­sotros utilizamos en la práctica diaria por lo que al describir el ángulo 1-1 éste está ligeramente disminuido con una media de l28 y un in­tervalo de confianza de 122,9 - 128,1%.
Los datos obtenidos con éste trabajo son similares a los de Bugg, Ca­navat y Jeannigs (7) en los adolescentes femeninos del norte Meji­cano. El 1SN con 103,1 y una discreta diferencia en el 1SN con 4,9 mm, el 1-1 con 127,40 en los adolescentes de Jawa existe una dis­creta diferencia en el ISN y ISB con 102,2, 128,3 y 4,3 mm respec­tivamente.
Si los compararnos con los valores utilizados por Steiner, Ricketts en el INA y 1NB de 4 mm respectivamente, los nuestros están aumenta­dos discretamente, pero en lo usado por Down y Steiner el 1-1 es de 130ï‚° y los nuestros están ligeramente por debajo.
Teniendo en cuenta que la muestra utilizada para nuestros estudios fue de adolescentes con relaciones normales, consideramos que los resultados obtenidos en las medidas dentales son normales.
En la tabla 4 se recogen las medidas cefalométricas dentales del sexo masculino, donde la media aritmética del ángulo incisomandibu­lar es de 95,42 con un intervalo de confianza de 92,7 - 98,1%. El ISN presenta una medida de 102,42 y un intervalo de confianza de 97,5 - 102,4%. El INA mm arrojó una media de 5,68 mm, con un intervalo de confianza de 4,5 - 6,8%. El 1NA la media hallada fue de 2, 31y el intervalo de 18,4 - 24,3%. El INA la media aritmética fue de 7 mm y un intervalo de 6,12 - 7,90%. El 1NB la media es de 29,47 con un intervalo de confianza de 26,8 - 32%.
Las medidas antes señaladas se encuentran aumentadas con respecto a los valores utilizados por nosotros en la Historia Clínica, por lo que el ángulo 1-1 se encuentra disminuido con una media de 125,73ï‚° y un intervalo de confianza de 120,9 - 130,5%.
Los resultados obtenidos por Bugg, Canavat y Jeannigs (7) en los adolescentes masculinos en el norte de México están aumentados en relación a los nuestros, en el 1SN con 104,70 y el 1-1 con 126 y el 1NB está disminuido con 5,3 mm. En los adolescentes de Jawa el 1SN con 101,8 y el 1-1 con una media de 128,7ï‚° y el 1NB con 4,5 mm.
Si los comparamos con las normas utilizadas por Steiner y Ricketts, el INA y 1NB observamos que en los nuestros están aumentados en valores y en el utilizado por Steiner y Down en el 1-1 está por debajo de sus valores debido a la inclinación de los incisivos superiores e inferiores.
En la tabla 5 a partir de los datos obtenidos, se realizó el análisis de los mismos para lograr responder los objetivos que se plantearon inicialmente.
Se recogen las medidas cefalométricas esqueletales en jóvenes de 18 a 22 años de edad con oclusión normal donde podemos observar que en la media aritmética del SNA es de 83,83 para un intervalo de con­fianza con un valor mínimo de 82,45% y un valor máximo de 85,21%. El SNB de 80,93 con un intervalo de 79,6 1% a 82,25%. En el ANB se obtuvo una media de 2,90 con un intervalo de 2,18% a 3,62%, a diferencia de los ángulos anteriores que se han presentado aumenta­dos con relación a los valores que da la historia clínica. Las siguientes angulaciones están disminuidas, así el F.M. se presenta con una me­dia de 22.46 y un intervalo de confianza de 20,84% a 24.08%. El SNM con 30,10ï‚° y un intervalo de confianza de 28,3% a 31,9%, el ISN, también llamado vector de crecimiento se presenta con una me­dia de 64,9 y un intervalo de confianza que oscila entre 63,52% a 66,28%. En la BAS se obtuvo un 39,63 mm con un intervalo de 38,69% a 40,57% y la BAI un 46,03 mm con un intervalo de 44,95% a 47,11%.
Los datos obtenidos en el SNA y SNB representan un prognatismo superior e inferior, tienen resultados similares si los comparamos con estudios realizados por Zaldivar (6) en 1975 donde examinó cefalogramas laterales de 40 mejicanos del norte con una edad media de 16,9 años con una variación de 12 a 25 años. Del estudio Zaldivar (6) concluyó que el grupo mejicano tenía un patrón dental y esqueletal más protrusivo cuando se comparaba con las muestras de Ricketts, Steiner y Tweed. También resultó similar el estudio realizado por Gar­cía (8) en 1975 en los Angeles California, donde cada sujeto tomado como muestra tenía una dentición permanente, tratada completamente, así como también una relación molar y canino de Clase I. García (8) comparó sus valores a las normas reportadas en los análisis de Down, Steiner y Alabama y concluyeron que existía un patrón esqueletal más protrusivo en el grupo mejicano-americano.
Se obtuvo una discreta diferencia con el estudio por Fajardo (Fajardo Jacas, J.E. Variaciones cefalornéticas en pacientes de alta Ordoncia. Trabajo para optar por el título de especialista de primer grado en Or­todoncia, Santiago de Cuba 1981), con telerradiografia de perfil al inicio del tratamiento de Ortodoncia, con un SNA de 82, sin embargo se presentó una marcada diferencia con el SNB de 77, encontrándose éste por debajo de los valores obtenidos en nuestro estudio.
En las medidas de los ángulos FM e ISN existe una diferencia significativa, muestra que obtiene resultados de 31,3 y 68,9 respectiva­mente, mientras que los obtenidos por nosotros se comportaron con valores inferiores.
Consideramos que cuando se analiza la protrusión que presentan los ángulos SNA y SNB tenemos que tener presente que no existen razas puras, sino mezclas raciales, en la que siempre va a existir un predominio de una, que para nuestro medio es característica de la raza mestiza, existiendo por tanto el prognatismo más o menos marcado, es también característica en todos los casos el desarrollo de la rama, así como el vector de crecimiento horizontal dado -por la posición que presentaron ambos maxilares.
En la tabla 6 se recogen las medidas cefalométricas dentales en jóvenes de 18-22 años de edad con oclusión normal, donde podemos ob­servar que la medida aritmética del IM es de 97,56 con un intervalo de 5,28% a 6,64%. El INA, con una media de 23,10 presenta un inter­valo de confianza de 20,98 a 25,22%. El 1NB mm presentó una media de 6,60 mm con un intervalo de 27,22 a 31,1%.
Hemos apreciado que las medidas enunciadas anteriormente se encuentran aumentadas en relación a los valores presentados en nuestra historia clínica, por lo que al describir al ángulo 1-1 es preciso que se encuentre disminuido con una media de 125,13 y un intervalo de confianza de 12l,87% como valor mínimo y un valor máximo de 128,39%.
Estos resultados, presentaron una diferencia con los obtenidos por Fajardo en 1981 donde la media del 1SN fue de 109,1 y en el 1BN de 7,8 mm por encima de los resultados obtenidos por nosotros, a pesar de no ser tan significativos.
Sin embargo en un estudio realizado por Bugg, Canavat y Jeannigs (7) en 1985 donde realizaron una comparación céfalométrica de las relaciones dentofaciales de 2 poblaciones en adolescentes de Jawa y Norte de México se comportaron con una media en el 1SN igual a 104,7ï‚°, el INB de 5,3 mm y el 1-1 de 126 mientras que en los adolescentes de Jawa la media del ISN fue de 101,8 mm, y el 1NB de 4,5 mm y el 1-1 de 128,7.
Si los comparamos con los resultados obtenidos por nuestra investi­gación, observamos que los valores nuestros de ISN y 1NB están aumentados con respecto a ambas poblaciones, al igual que si los comparamos con los utilizados en nuestra práctica diaria, dados por Steiner, Tweed y Down, por lo que podemos afirmar que al encontrarse los incisivos con mayor inclinación y sa1iencia el valor del án­gulo 1-1 debe ser necesariamente menor.
Consideramos que los resultados obtenidos en nuestro trabajo están dados por las características que presentan los fenotipos de nuestra casuística.


Referencias Bibliográficas.

1.    Bisi JA. Cefalometría. Organismo de Sociedad Argentina de Orto­doncia. 1970; 34(67): 29-37.

2.    Steiner CC. Cephalometric in clinical practice. Angle Orthod 1959; 29: 8-28.

3.    Anderson GM, Ortodoncia práctica Buenos Aires: Mundi, (s.a.): 219.

4.    Mayoral J. Ortodoncia. Principios fundamentales y prácticas. Bar­celona: Labor S.A., 1971: 215.

5.    Correa Mozo B, Martínez C. Comportamiento de órganos variables cefalométricos de alta Ortodoncia. Rev Cub Ortod 1993; 8(1): 11-17.

6.    Zaldivar C. Cefalograma de Down en jóvenes con oclusión normal Rev Cub Ortod 1989; 4(1): 62-67.

7.    Bugg J, Canavat P, Jeannigs RA. Cephalometric study for pres­chool children. Dent Child 1973; 40: 103-104.

8.    García C. Cephalometric evaluation of Mexican-Americans using the Down and Steiner. Analysis. Am J. Orthod 1979; 68: 67-74.

 
 
Tabla 1.Medidas céfalométricas esquelétales en pacientes de 12 años de edad con oclusión normal del sexo femenino del Municipio Bayamo.

Medidas Esquelétales
X
(Medida)
Coeficiente de
Variación %
Error
Estándar
Intervalo de Confianza
V. Min.
V. Máx.
SNAï‚°
84ï‚°
3,96
0,88
(82,2)
(85,8)
SNB
81,28
4,78
1,04
(79,2)
(83,3)
ANB
3,14
55,61
0,46
(2,20)
(4,10)
FM
23,35
15,98
0,79
(21,4)
(25,3)
SNM
32,78
14,51
1,27
(30,2)
(35,3)
YSN
64,50
4,93
0,85
(62,8)
(66,2)
BAS
38,92
8,57
0,89
(37,14)
(40,7)
BAI
47,92
10,51
1,33
(44,8)
(50,1)



 
Tabla 2. Medidas céfalométricas esquelétales en pacientes de 12 años de edad con oclusión  norma del sexo masculino del Municipio Bayamo.
 
Medidas Esquelétales
X
(Medida)
Coeficiente de
Variación %
Error
Estándar
Intervalo de Confianza
V. Min.
V. Máx.
SNA
83,8
4,73
0,88
(82,04)
(85,5)
SNB
79,9
4,15
0,76
(78,4)
(81,4)
ANB
3,78
47,84
0,41
(2,96)
(4,60)
FM
23,94
14,82
0,81
(22,3)
(25,6)
SNM
32,57
15,08
1,12
(30,3)
(34,8)
YSN
67,78
11,08
1,72
(64,3)
(71,2)
BAS
38,94
6,81
0,60
(32,7)
(40,14)
BAI
49,15
4,30
0,48
(48,2)
(50,11)


 
 
Tabla 3. Medidas céfalométricas dentales en pacientes de 12 años de edad con oclusión  normal del sexo femenino del Municipio Bayamo.

Medidas Esquelétales
X
(Medida)
Coeficiente de
Variación %
Error
Estándar
Intervalo de Confianza
V. Min.
V. Máx.
IM
94,71
4,7
1,19
(92,3)
(97,1)
ISN
103,57
8,77
2,42
(98,7)
(108,4)
INA mm
5,35
42,44
0,60
(4,20)
(6,50)
INAï‚°
20,21
32,82
1,77
(16,7)
(23,7)
INB mm
5,92
29,18
0,46
(5,00)
(6,84)
INBï‚°
27,78
18,73
1,39
(25,0)
(30,6)
1-1
128,07
7,42
2,54
(122,9)
(128,1)


 
 
Tabla 4. Medidas céfalométricas dentales en pacientes de 12 años de edad con oclusión normal del sexo masculino del Municipio Bayamo.

Medidas Esquelétales
X
(Medida)
Coeficiente de
Variación %
Error
Estándar
Intervalo de Confianza
V. Min.
V. Máx.
IM
95,42
6,6
1,34
(92,7)
(98,1)
ISN
102,42
10,43
2,45
(97,5)
(102,4)
INA mm
5,68
44,68
0,58
(4,50)
(6,80)
INAï‚°
21,31
30,40
1,48
(18,4)
(24,3)
INB mm
7,0
27,76
0,44
(6,12)
(24,3)
INBï‚°
29,47
19,89
1,34
(26,8)
(32,2)
1-1
125,73
8,21
2,37
(120,9)
(130,5)




Tabla 5. Medidas céfalométricas esquelétales en jóvenes de 18-22 años de edad con oclusión normal del Municipio Bayamo.

Medidas Esquelétales
X
(Medida)
Coeficiente de
Variación
Error
Estándar
Intervalo de Confianza 95%
V.NormalMínimo
V. Normal Máximo
SNA
83,83
4,55
0,69
82,45
85,21
SNB
80,93
4,52
0,66
79,61
82,25
ANB
2,90
68,96
0,36
2,18
3,62
FM
22,46
19,81
0,81
20,84
24,08
SNM
30,10
19,91
0,90
28,3
31,9
YSN
64,9
5,85
0,69
63,52
66,28
BAS
39,63
6,56
0,47
38,69
40,57
BAI
46,03
6,43
0,54
44,95
47,11


 
 
Tabla 6. Medidas céfalométricas esquelétales en jóvenes de 18 a 22 años con oclusión normal del Municipio Bayamo.

Medidas Esquelétales
X
(Medida)
Coeficiente de
Variación
Error
Estándar
Intervalo de Confianza 95%
V.NormalMínimo
V. Normal Máximo
IM
97,56
5,96
1,06
95,44
99,68
ISN
107,5
8,25
1,62
104,26
110,74
INA mm
5,96
31,87
0,34
5,28
6,64
INAï‚°
23,10
25,19
1,06
20,98
25,22
INB mm
6,40
36,56
0,42
5,56
7,24
INBï‚°
29,16
18,31
0,97
27,22
31,1
1-1
125,13
7,16
1,63
121,87
128,39






1 Especialista I Grado en Ortodoncia Profesor Auxiliar.
2 Especialista I Grado en Ortodoncia.
3 Especialista I Grado en Ortodoncia Profesora Instructora.
4 Especialista 1 Grado en Ortodoncia Profesor Instructor.