VERSION ON-LINE: ISSN 1028-4818
RPNS-1853

Multimed 1997; 1(1)

Comportamiento de la mortalidad infantil por malformaciones congénitas.
Behaviour of infant mortality for congenital anomalies.

 
 Abdel García Sarmiento1; Francisco Reyna Rodríguez2


Resumen

Se realizó un estudio retrospectivo acerca del comportamiento de la mortalidad infantil por Malformaciones Congénitas en nuestra área de salud, durante el quinquenio 1991-1995, así como la correlación existente entre las malformaciones estudiadas y los antecedentes fa­miliaresde malformación, edad materna, procedencia sexo del recién nacido, peso al nacimiento entre otros. Se obtuvieron los datos de las Encuestas Epidemiológicas del recién nacido, y de las Historias Clínicas de la madre y el niño. La tasa de mortalidad por malformaciones congénitas en el período estudiado fue de 5,24%.El antecedente fa­miliar de malformaciones estuvo presente en el 30% de los casos. Las madres de entre 18-35 años, reportaron el 55% de los casos. Residían en área rural el 75% delas fallecidas, se concluyó que el año 1994, fue el de mayor tasa durante el quinquenio. El sexo masculino re­portó el mayor número de casos. Las malformaciones congénitas aparecen con más frecuencia en recién nacidos de más de 28 días de edad, afectándose el aparato cardiovascular con número más elevado de malformaciones.
Descriptores DeCS: MORTALIDAD; MORTALIDAD INFANTIL; ANOMALIAS.


Introducción

Las Malformaciones Congénitas (MC.), constituyen un problema aún no resuelto en Perinatología. Su influencia en la morbilidad y mortalidad perinatal se mantiene y hasta se eleva al coincidir con la disminución de los factores traumáticos e infecciosos (1).
Estos defectos en el desarrollo, están íntimamente vinculados a una sutil interrelación ente factores genéticos y ambientales al extremo que, en ocasiones resulta difícil poder atribuirle la causa del proceso a uno u otro separadamente (1).
Con los avances técnicos en la actualidad para realizar el diagnóstico perinatal de M. C. en forma masiva, como son la determinación de AFP en suero materno y líquido amniótico para detectar defectos abiertos del Tubo Neural (2-5), y el Ultrasonido que constituye un método diagnóstico de elección en un variado número de afecciones obstétricas y genéticas, se ha podido determinar en mayor número y con más exactitud numerosas enfermedades.
La investigación nacional de mortalidad perinatal en Cuba de 1973 arrojó una incidencia de M.C. de 1,9%, para una mortalidad de 24,3% por estas causas, entre los recién nacidos (R.N.), de más de 2500 gra­mos de peso (6).
En un estudio retrospectivo de incidencia y prevalencia de las M.C., en recién nacidos vivos (R.N.V.) registrado durante dos años (1987-1988), Arredondo de Areola (7), reportó de 9675 nacidos vivos, 224 con M.C. que representó el 2,31%, de ellos 121 mujeres y 102 hom­bres, con mayor incidencia en el sistema nervioso central.
Motivados por lo expuesto anteriormente decidimos realizar este tipo de estudio, para conocer el comportamiento de la mortalidad infantil por M.C., así corno su distribución según la edad, el sexo, edad ma­terna y peso al nacer.
 
 
Método

Se realizó una investigación retrospectiva, tomando como universo los 20 fallecimientos por malformaciones congénitas ocurridos en menores de 1 año, en el Municipio de Guisa, en el período compren­dido entre el 1ro. de enero de 1991 y el 31 de diciembre de 1995.
Los datos para el estudio, fueron obtenidos de las Encuestas Epide­miológicas de fallecidos menores de 1 año, Historia Clínica de la ma­dre y del niño. Las variables utilizadas incluyeron: edad materna; peso al nacer; sexo del recién nacido; edad del recién nacido; facto­res de riesgo; procedencia materna y sistema u órgano afectado en el recién nacido.
En el estudio solamente se incluyeron las madres cuyos hijos meno­res de 1 año habían fallecido por malformaciones congénitas en el período estudiado, no se tuvieron en cuenta las madres de niños me­nores de un año cuyas malformaciones congénitas eran compatibles con la vida.
Los resultados obtenidos en la investigación fueron procesados y adaptados a nuestros requerimientos manualmente con la ayuda de una Calculadora MBC SP 97, expresando las mismas en tablas esta­dísticas, que nos permitió su ulterior análisis y discusión para arribar a conclusiones que contribuyan a conocer y actuar ante esta proble­mática de salud.

 
Resultados

La tasa de mortalidad infantil por M.C. (Cuadro 1), en 1991, fue de 3,37 x 1000 nacidos vivos (N.V.) siendo la más baja en el período estudiado, en 1992 el número de fallecidos por M.C. fue de 5 casos, arrojando una tasa de 650 x 1000 N.V.; 1993 con 3 fallecidos tuvo una tasa de 3,92 x 1000 N.V.; l994 con 5 menores de 1 año muertos por esta causa, reportó la tasa más alta con 7,41 x 1000 N.V., siendo en 1995 de 5,57 x 1000 N.V., cerrando con 5,24 x 1000 N.V. la tasa por M.C. en el período analizado.
En relación con la edad materna, (Cuadro 2); en las madres menores de 18 años, se presentaron 8 casos para un 40%, en las de entre 18 y 35 años de edad, 11 casos para el 55% siendo el grupo de más alta prevalencia de fallecidos, no así en las de más de 36 años, donde sólo se reportó 1 caso (5%).
En el Cuadro 3 se relaciona el peso al nacer y los fallecidos por M.C., vemos que el mayor número de casos se presentó en los de más de 2500 gramos de peso con 13 casos para el 65%, mientras en los de peso inferior a este solamente se presentaron 7 casos para el 35% (5). Al analizar el sexo de los menores de 1 año en relación a la M.C. (Cuadro 4) vemos que el mayor por ciento correspondió al sexo mas­culino con el 55%, no en el femenino, que con 9 casos reportó el 45% de la muestra.
En cuanto a las M.C. en relación a la edad del menor de 1 año obser­vamos en el Cuadro 5 que en el grupo etáreo de 0-6 días se presenta­ron 3 casos para una tasa de 0.78 x I000 N.V., siendo la más baja en el grupo de 7-27 días, se reportaron 6 casos para 1,57 x 1000 N.V. de tasa; mientras que en la de más de 28 días con 11 casos presentaron la tasa más alta con 2,88 x 1000 N.V.
Los factores de riesgo asociados a las M.C. detectados en el estudio fueron los antecedentes familiares de malformaciones con 6 casos (30%) seguido de los hábitos tóxicos con 5 casos para un 25%, el uso de fenobarbital durante el embarazo en 3 casos (15%) y la epilepsia 1 caso (5%).
En relación a la procedencia materna 15 casos (75%) se vieron en ma­dres de área rural mientras el 25% en madres de área urbana (6).
Las M.C. se presentaron con mayor frecuencia en el aparato cardiovascular con 11 casos (55%), 4 casos en el sistema nervioso central que representó el 20%, 3 en el aparato digestivo (15%) y otras malfor­maciones con 2 casos para el 10% del grupo de estudio.

 
Discusión

Las M.C. constituyen hoy día un problema de salud aún no resuelto, a pesar del desarrollo tecnológico en el pesquizaje y seguimiento del embarazo. La tasa de mortalidad por M.C. encontrada en nuestro estudio difiere de la encontrada por otros autores. Arredondo de Are­ola (7) informa una tasa de 2,31 x 1000 N.V. mucho menor que la muestra, mientras que Cruz (8) reporta 8,10 x 1000 N.V. La edad materna es un elemento a considerar en esta problemática de salud, ya que a medida que aumenta la edad en la madre gestante aumenta el riesgo de M.C., siendo en la muestra analizada el grupo de 18 a 35 años, el que mayor número de casos reportó, lo cual se corrobora con otras investigaciones, por ser esta la etapa óptima de la fertilidad para concebir un embarazo.
Cura (6) y Goldemberg (9) en sus investigaciones señalan un mayor número de definiciones en los niños de peso superior a 2500 gramos, lo cual se piensa que se debe precisamente a la alta proporción que esta categoría ocupa dentro de los nacimientos vivos que es más de un 85%.
Con relación al sexo algunos autores plantean haber encontrado un predominio del sexo femenino, otros señalan que el sexo no influye en la incidencia de esta patología si bien hay discrepancia entre los diferentes trabajos, lo descrito en la literatura médica mundial sobre mortalidad por M.C. plantea acerca del mayor riesgo de morir en va­rones que en hembras y que este riesgo se acentúa en las edades extremas (mortalidad infantil y senil). Rodríguez (10) plantea que en la medida en que se reduce la tasa de mortalidad infantil aumenta la sobremortalidad masculina. En nuestro estudio, el mayor número de fallecidos se presentaron en los menores de 1 año de más de 28 días hasta 11 meses y 29 días, a diferencia de lo encontrado por Nuñez Ladrón de Guevara (En su: Tesis de Grado Comportamiento de la Mortalidad Infantil por Malformaciones Congénitas en Granma), el 45,7% se presentó en el grupo de 0-6 días. Pensamos que la prolonga­ción de la vida de estos malformados es debido a los avances en la técnica de diagnóstico y tratamiento de éstas en nuestras instituciones de salud.
Los antecedentes patológicos familiares de M.C. fueron el factor de riesgo más frecuente en nuestro estudio, a diferencia Martínez Frías (11) encontró corno factor más importante el hábito de fumar. Nues­tros resultados coinciden con lo señalado por varios autores (12, 13) de que la ruralidad es un factor de riesgo a considerar en la mortalidad por M.C., teniendo en cuenta el nivel cultural, económico y social es inferior en el área rural respecto al área urbana lo que dificulta la cap­tación precoz y adecuado seguimiento de la madre gestante, de ahí la importancia de intensificar las acciones de salud en estas zonas poblacionales.
Rhuelan (14), plantea que ocurren malformaciones cardiovasculares congénitas con una frecuencia de 8 x 1000 N.V. En la era prequirúrgica se presentaba una mortalidad del 50% durante los dos pri­meros años de vida. En nuestro estudio encontramos una tasa de 2.8 x 1 000 N.V., otros autores con Bower (15) reporta 7,65 x l 000 N.V. y Roy (16) informa una tasa de 8 x 1000 N.V. A diferencia de este Arredondo de Areola (7), encontró una mayor incidencia de malformaciones en el SNC a pesar de que en la literatura revisada se plantea que la morbilidad por M.C. del sistema nervioso y esquelético son las de mayor registro, nos inclinarnos a pensar que en las malformaciones cardiovasculares la mortalidad es mayor por ser estas más incompati­bles con la vida, para concluir podemos señalar corno cuestiones im­portantes que:
 1. El año 1994 fue el de mayor tasa de mortalidad por M.C.
 2. El mayor número de casos se presentó en las madres de edades entre 18-35 años.
 3. Predominó el peso de más de 2500 gramos.
 4. El sexo masculino fue el de mayor por ciento de casos.
 5. Los M.C. aparecen con más frecuencia en los niños de más de 28 días de edad.
 6. El antecedente familiar de malformaciones fue el factor de riesgo más importante en este estudio.
 7. Hubo un predominio de casos en el área rural.
 8. El aparato cardiovascular reportó el mayor número de M.C.


Referencias Bibliográficas

1. Sosa BD. Malformaciones congénitas. Ocurrencia y mortalidad pe­rinatal.  Rev Cub Med 1978; 50(4): 277-95.
 
2. Grandehh Borboya F. Genética médica. Clin Ped Norteam l978; 3: 625-33.
 
3. Bonilla Morahes. Exploración ultrasónica en el embarazo. Rev Obstet Ginec 1981; 4: 201.
 
4. Thompson JS. Genética médica. La Habana. Científico-Técnica, 1982: 442.
 
5. Valls O. Atlas de ultrasonido diagnóstico. La Habana: Científico-Técnica, 1982: 472.
 
6. Cura L. Incidencia de malformaciones congénitas en el Hospital Docente Ginecoobstétrico Justo León Padilla de Pinar del Río. Rev Cub Ped 1985; 57(4): 442-45.
 
7. Arredondo de Areola G, Rodríguez Bonito R. Malformaciones congénitas en recién nacidos  vivos. Bol Med Hosp Infant Mex 1990; 47(12): 822-7.
 
8. Cruz Hernández M. Cardiopatía congénita. En su: Tratado de Pediatría. 5ta.   ed. V. 1. Barcelona: Salvat, 1983: 937-62.
 
9. Goldemberg LR Lethal congenital anomalies os a cause of birth-weight- specific neonatal mortality. JAMA 1983; 250: 513-17.
 
10. Rodríguez SA. Análisis de la mortalidad perinatal. Rev Esp Ped 1987;20(125): 125-27.
 
11. Martínez Frías M. Factores ambientales y malformaciones congénitas.  Aspectos epidemiológicos. Rev Esp Ped 1983; 39(232): 277-300.
 
12. Dwight TJ. Epidemiology of birth defects. Rev Epidemiol 1983; 5: 16-37.
 
13. Langman J. Malformaciones congénitas. En su: Embriología Mé­dica. 4ta.  ed. La Habana: Cienfífico-Técnica, 1985: 107-126.
 
14. Rhuelan KS. Lactantes con cardiopatía congénita, pautas para su cuidado  en el primer año de vida. Clin Perinatol 1986; 3: 205-206.
 
15. Bawer C, Ramsav JM. Congenital heart disease a 10 year cohort. J Pediatr Clin Health 1994; 30(5): 414-418.
 
16. Roy PL, Mcintyre L, Human DG. Trends in the prevalence of congenital  heart disease, comprehensive observations over a 24 year period in a  define region of Canada. Can J Cardiol 1994; 10(8): 821-826.


Bibliografía Consultada

1.    Nuñez Ladrón de Guevara. Comportamiento de la mortalidad infantil por malformaciones congénitas en la Provincia Granma 1987-1988, [Tesis]. Bayamo. Centro Provincial de Higiene  y Epidemiolo­gía. Bayamo, 1989.
 


Cuadro 1. Tasa de Mortalidad Infantil por Malformaciones Congénitas. Guisa 1991-1995.

Año
Nacidos vivos
Total fallecidos
< 1 año
Fallecidos por Malf. Cong.
Tasas por 1 000 nacidos vivos
1991
888
13
3
3,37
1992
769
9
5
6,50
1993
765
8
3
3,92
1994
674
8
5
7,41
1995
717
6
4
5,57
TOTAL
3813
44
20
5,24

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente: Registro de nacimientos de Estadística del hospital Adriana del Castillo. Guisa.
 

 

Cuadro 2. Malformaciones Congénitas en niños según edad materna. Guisa 1991-1995.

Edad Materna (año)
No.
%
< 18
8
40
18-35
11
55
+ 36
1
5
Total
20
100
Fuente: Historias Clínicas de la gestante.

 
 
 
Cuadro 3. Malformaciones Congénitas y su relación con el bajo peso al  nacer. Guisa 1991-1995.
 
Peso al nacer
No.
%
< 2500 g
7
35
> 2500 g
13
65
TOTAL
20
100

 
 
 
 

Fuente: Historia Clínica del recién nacido.


 
Cuadro 4. Malformaciones Congénitas en relación con el sexo. Guisa 1991-1995.
 
Sexo
No.
%
Masculino
11
55
Femenino
9
45
TOTAL
20
100

 
 
 
 
Fuente: Historias Clínicas del recién nacido.
 
 
 
Cuadro 5. Porcentajes y tasas de fallecidos por Malformaciones Congénitas en relación con la edad del recién nacido menor de un año. Guisa 1991-1995.
 
Edad del menor de 1 año
No.
%
Tasa por 1 000
nacidos vivos
0-6 días
3
15
0,78
7-27 días
6
30
1,57
> 28 días
11
55
2,88
TOTAL
20
100
5,24
 
 
 
 
 
 
 
Fuente: Historias Clínicas del recién nacido.





1 Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Profesor de Inglés. Filial Ciencias Médicas.
2 Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Profesor de Inglés. Filial Ciencias Médicas.