VERSION ON-LINE: ISSN 1028-4818
RPNS-1853

Multimed 1997; 1(1)
 
La microdosis en Cuba.
Microdosis in Cuba.

 
Eugenio Martínez B1; Maricela Villalta A2.
Fuente: La Microdosis en Cuba, Manual Abreviado, Santiago de Cuba, Instituto Superior de Ciencias Médicas, 1996.


1. ¿Que es microdosis?
 
Es un método terapéutico que emplea cantidades muy pequeñas de medicamento diluidas en un vehículo (alcohol etílico al 33%) depositadas en la boca en forma de dos gotas, o en otras superficies cor­porales -oído, piel, etc.
El empleo de estas microdosis no deben ni pueden ser consideradas “experimento en humanos” pues utilizamos plantas medicinales, medicinas “de Patente”, tejidos glandulares; todos ellos productos autorizados. Su administración más frecuente es por vía bucal.
Lo novedoso del tratamiento obliga a que todos los usuarios de esta terapia, médicos, promotores, etc., tengan presente esta circunstan­cia y observen atentamente los efectos, de tal manera que puedan ir haciendo los ajustes necesarios y, oportunamente intercambiar las experiencias con los demás interesados.
Descriptores DeCS: ADMINISTRACION DE MEDICAMENTOS
 
Vehiculo: Es la solución portadora del medicamento, consis­tente en una solución de alcohol puro de caña de 90 a 960, en agua potable (sin cloro), al 33% o, en su defecto, aguardiente crudo de caña o ron blanco. Estas soluciones ya adicionadas del medicamento pueden durar activas un año herméticamente tapadas.
 
Medicamentos utilizados:
 a)       Tinturas de Plantas Medicinales, preparadas con planta fresca.
 b)       Medicinas de patente -de preferencia inyectables, jarabes.
 c)        Sajes o elementos químicos.
 d)       Tejidos y glándulas fetales o de adultos.
 
 2. Teoría propuesta para el mecanismo de acción.
“Existe en el organismo humano -y animal- un mecanismo mediante el cual, al recibir un estimulo las terminaciones sensoriales -de la len­gua principalmente- se desencadenan reacciones en los sitios “dese­quilibrados” fisiológicamente; por intermedio del hipotálamo, hacia la curación del padecimiento, es decir, logrando el equilibrio perdido”.
 
Características de la Microdosis:
 
a)    Para lograr el estimulo es necesario que el fármaco o medica­mento vaya disuelto en un vehículo capaz de llegar a las terminaciones sensoriales (solución hidroalcohólica, jarabe, etc.).
b)    La cantidad de fármacos debe ser muy pequeña, del orden de 0.001 a 0.015 de las dosis usuales.
c)    El tiempo entre la administración de las gotas y las respuestas clínica o graficada eléctricamente es de unos cuantos segundos hasta dos o circo minutos; los efectos pueden durar hasta seis a ocho horas.
d)    Los sitios de acción han sido comprobados (lengua, piel, oído, etc.); generalmente utilizarnos la vía bucal.
e)    En caso de animales también ha sido comprobada la efectividad de la microdosis.
f)     Algunos acupunturistas han encontrado efectiva la aplicación de microdosis en los sitios de acupuntura -en lugar de las agujas.


3. Materias primas.
 
a)    Plantas frescas colectadas en los sitios conocidos por los ancianos del lugar identificadas por sus propiedades terapéuticas y ratificadas su identificación -de ser posible- por un Botánico, obtenidas en la fecha y hora apropiadas; obviamente las personas idóneas para es­tas labores son los médicos indígenas y mujeres y hombres ancia­nos de esa región.
b)    Aún, cuando se pueden emplear tinturas preparadas con plantas secas, recomendarnos plantas frescas ya que contienen sus princi­pios activos y demás componentes en proporciones fisiológica­mente normales, antes de sufrir alteraciones por efecto de las enzimas o de la proliferación micótica o bacteriana.
c)    Medicamentos industriales -de preferencia sin adjetivos, es decir, inyectables o sales.
d)    Las glándulas o tejidos, obtenidos de animales o humanos sanos, tejidos identificados por un patólogo.
e)    Generalmente utilizamos la vía bucal.
f)     En caso de animales también ha sido comprobada la efectividad de la microdosis.
g)    Algunos acupunturistas han encontrado efectiva la aplicación de microdosis en los sitios de acupuntura -en lugar de agujas.
h)   Alcohol de 90 a 96ï‚°C. para las tinturas, bases y extractos glandu­lares; para la microdosis puede utilizarse, en lugar de la dilución alcohólica, aguardiente o ron blanco. Agua potable sin cloro.

Material y equipos necesarios:
1.    Frascos de cristal de color ámbar con tapa hermética (para evitar se pierdan las sustancias volátiles, en ocasiones noaromáticas) Si el frasco es claro deberá forrarse con cartón para evitar que pro­siga la función clorofílica con la luz.
2.    Mesa limpia de cubierta aseable, cuchillo de mesa, molino de carne, licuadoras, refrigerador.
3.    Etiquetas resistentes adheribles con firmeza, marcador de crayón o lápiz de cera.

3.    Tinturas de plantas Medicinales.
Luego de recolectadas las plantas nol deben ser transportadas en bol­sas de plástico pues la humedad y temperatura producen la descom­posición de la misma, preferir bolsas de papel o cajas de cartón. Se cortan en trozos pequeños y se comprimen dentro del frasco mode­radamente basta ocupar todo el espacio. A continuación debe cubrirse la planta con mezcla de alcohol al 66% (dos partes de alcohol y una de agua), se tapa bien el frasco, se coloca la etiqueta con el nombre vulgar de la planta, la fecha, el lugar donde se colectó y la persona responsable Si el frasco es de paredes claras deberá forrarse con cartón; se deja reposar en sitio fresco, seco y oscuro durante unos diez días por lo menos, agitándolo de vez en cuando; posterior­mente se cuela y nuevamente se coloca en frasco de pared oscura tapado herméticamente y bien rotulado; ya tenemos la tintura utili­zable hasta por varios años.
Algunas plantas deben prepararse en forma diferente, por ejemplo la sábila o la papaya y otras plantas carnosas, en lugar de agregar a la planta licuada solución de alcohol al 66% se agregará alcohol casi puro, con una pequeña porción de agua (10%).

4.   Microdosis de medicinas de patente.
Se utiliza dosis adulto para 24 horas y se disuelve en 1,000 ml de vehículo, queda lista la rnicrodosis. Si no se desea preparar tal canti­dad, se procede preparando primero una base con la cantidad de me­dicamento mencionada y se disuelve en 20 ml de vehículo (aproximadamente 600 gotas); para hacer la microdosis se emplean seis gotas de “BASE” para 10 ml de vehículo.

5.    Tejidos glandulares humanos, animales y fe­tales.
El órgano o tejido fresco, bien identificado, se corta en trozos peque­ños, se muele en el molino de carne; el material obtenido se mide en vaso, por ejemplo: el total será la medida básica 10. Se hacen dos partes; a la primera se agrega agua en cantidad 10 y se licúa final­mente, se coloca el licuado en un frasco con tapa hermética y se guarda en el refrigerador -en la parte de abajo, no a congelación para que la parte soluble en agua se libere y el líquido no se contamine con gérmenes u hongos que proliferen durante 24 horas. La otra mi­tad se licúa también, pero añadiendo un volumen 10 de alcohol, luego se guarda en frasco con tapa hermética, a la temperatura am­biente. Al cabo de 24 horas se mezclan ambos licuados en un frasco suficientemente grande para recibir ocho volúmenes 10, se agregan cinco volúmenes 10 de alcohol. Hasta ahora tenernos: un volumen 10 de tejido, un volumen 10 de agua, un volumen igual de alcohol y se agregan cinco de alcohol, serán en total ocho volúmenes los que con­tiene el frasco, se rotula con extracto del tejido. Se puede conservar a temperatura ambiente, tapado herméticamente y será útil por tiempo indefinido. Para preparar la microdosis se emplean seis gotas de extracto para 10 de vehículo.
Nota:   Una vez que se ha agregado el alcohol (cinco volúmenes se deja reposar durante dos días y a continuación se filtra en un trozo de manta fuerte, esprimiéndola para que pase la grasa y partes proteicas.

6.    Proporción de tinturas de plantas medicina­les para preparar la microdosis.
La cantidad de tintura de planta que se utiliza para diez ml de vehí­culo va desde 2 ó 3 gotas cuando se trata de esencia, extracto fluido o tintura de plantas muy tóxicas o “fuertes”, por ejemplo: la goberna­dora, la belladona, etc, y cuando se trata de plantas que se toman con liberalidad al preparas los tés o infusiones, como la yerba buena, el estaflate; etc, entonces se emplean hasta uno o dos ml para 10.

7.    Frecuencia de las dosis, número de Medica­mentos y duración del Tratamiento.
Generalmente utilizamos dos gotas de cada medicamento 4 veces al día; pero la experiencia nos dará normas prácticas, por ejemplo los métodos recomendados por los médicos cubanos en los trabajos sintetizados posteriormente que son producto de cuidadosas observacio­nes y práctica cotidiana con numerosos casos.
En los casos agudos, graves o terminales se recomienda dar 2 gotas cada 5 minutos basta obtener alivio del cuadro (dolor, fiebre, fatiga, etc.) hasta durante una hora; luego 2 gotas cada hora por 24 horas y posteriormente 2 gotas 4 veces al día. Generalmente desaparece la sintomatología en las primeras 24 horas. Deberá sostenerse el trata­miento por lo menos una semana para evitar recaídas.
El número de medicamentos puede ser desde 1 hasta 10 ó I2 cuando se trata de varios padecimientos o enfermedades muy graves o en es­tadío final. Cada medicina separada de la siguiente por 1 minuto aproximadamente, para no interferir entre si y podemos discernir en un momento dado si el organismo rechaza determinado fármaco, un cuyo caso deberá suspenderse tal medicamento. Es posible combinar en el mismo frasco varias microdosis; por ejemplo la belladona y la passiflora para el manejo de la hipertensión arterial; la nifedipina (Adalat) y el digital para el manejo de la insuficiencia coronaria, puede ser portado para usarse a las primeras molestias de opresión precordial o dolor irradiado al cuello o brazo izquierdo. En general, en esta etapa de comprobación de resultados es preferible disponer aislada­mente de cada medicina en un frasco. En padecimientos crónicos puede requerirse de la terapéutica por tiempo indefinido y, si ya no hay respuesta puede alternarse el tratamiento por otro equivalente.

8.    Propiedades terapéuticas.
Para poder recomendar microdosis de cierta planta medicinal debe­mos recurrir a la información de libros de plantas medicinales, pero la información más valiosa nos la proporcionan los médicos indígenas y los ancianos Para el empleo de microdosis de medicinas de patente o de glándulas, recurriremos a la farmacopea.
Tenemos la experiencia de que al utilizar las microdosis el “abanico terapéutico” o sea las indicaciones de cierto medicamento, se amplían, así por ejemplo: el estambutol, específico para la tuberculosis, administrado en gotas micro resulta efectivo contra varias enfermedades crónicas de etiología diversa; la estaflate o artemisa que está recomen­dado para los lombrices o áscaris, preparada en microdosis es útil no sólo para el parasitismo intestinal, sino también para enfermedades virales e infecciosas.
Las microdosis de tejidos glandulares -de acuerdo con nuestra experiencia- pueden coadyuvar en el manejo de disfunciones del tejido u órgano correspondiente e influir favorablemente en casos de tumor benigno o maligno.

9.    Toxicidad, latrogenia y homeopatía.
Durante los ensayos clínicos parte del protocolo que consideramos debe llevarse a cabo, principalmente por los médicos, deberá insistirse en estudiar comparativamente la toxicidad de la microdosis con la herbolaria clásica o tradicional, con los medicamentos industriales y con la homeopatía, pues es indudable, además de aceptado por pro­pios y extraños, que buen número de pacientes sufren los efectos co­laterales indeseables, tanto de las medicinas “de patente” como de algunas plantas medicinales.
Es válido suponer que si se dispone de medicamentos en dosis suficientemente bajas para hacer los inocuos, deberá llegar el momento de exigir la prescripción de dosis “macro” cuando se compruebe que no son necesarias las “micro” como alternativa.
Un factor importante es demostrar comparativamente la carencia de efectos tóxicos con el uso de las microdosis y la terapéutica clásica moderna, así como el ahorro económico que esto significa.
Como se verá durante la revisión de los trabajos realizados durante 2 años en Cuba, los médicos desarrollaron sistemas de dosificación y tratamiento que logran suprimir casi inmediatamente la fiebre, el do­lor, las crisis de asma, las convulsiones, etc; esta mejoría la sostienen administrando dosis de 2 gotas cada 5 minutos, luego a cada hora y así, sucesivamente. Contrasta en forma notable con el criterio homeo­pático de no estorbar o interferir con los sistemas de defensa: dejar el dolor, la fiebre, etc, sólo paliarlos ligeramente. Es posible verificar de­talladamente la respuesta del cuerpo animal o humano a las microdo­sis y comparar, no sólo con los medicamentos clásicos, sino también con los tratamientos homeopáticos, en función del tiempo, de los re­sultados bacteriológicos en el paciente. ¿Es acaso la microdosis un método capaz de suprimir el sufrimiento sin interferir con las defensas orgánicas?
El supuesto mecanismo de acción planteado desde hace tiempo (vía neurohormonal) tal vez comience a desentrañarse con los resultados de 40 estudios electroencefalográficos, en un trabajo coordinado entre la Universidad de Oriente (Santiago de Cuba) y el Hospital Infantil Sur, de la misma ciudad.


Conclusiones

Efectivamente el método de “microdosis” no es un procedimiento “nuevo”, ni se trata de EXPERIMENTACION EN HUMANOS, no se manejan nuevos medicamentos ni diferentes vías de administración; simplemente disminuyen las dosis hasta milésimas de las utilizadas clásicamente en terapéutica médica.
Como dato importante debe hacerse notar que la microdosis se parece a la homeopatía solamente en que ambas utilizan cantidades muy pe­queñas de medicamentos; pero las bases teóricas de la microdosis son las de la alopatía, en cantidades mínimas.
Tal vez se llegue a una situación definitiva: una vez demostrado que cantidades miles de veces menores de fármacos (industriales, herbolarios, tisulares) son efectivas para el tratamiento de diversas patologías, condicionar el empleo de cantidades “macro” (es decir, las actual­mente empleadas) a normas rígidas y en casos muy especiales; para evitar los padecimientos por efectos colaterales (iatrogenia) y gastos innecesarios.
Se puede hacer estudios retrospectivos comparativos e investi­gar los resultados, aún a pesar de las carencias de medicamentos clási­cos.
Con las microdosis los profesionales de la medicina, los promotores de salud, los médicos indígenas disponen ahora de grandes posibilida­des de avanzar en trabajos que permitan resolver el tratamiento de padecimientos aún difíciles de curar.

Ejemplos de la utilización de las Microdosis
 
Materias Primas                              Uso
Albaca Morada                                Analgésico                          
Ajo                                                     Analgésico
Belladona                                         Analgésico
Caña Santa                                     Analgésico
Orégano Francés                            Anticatarral, antitusivo y expectorante
Aspirina                                            Analgésico
lndometacina                                  Analgésico
Ibuprofeno                                       AnalgésicoCodeína           Analgésico
Dextropropoxifeno                          Analgésico
Fetidina                                            Hiprioanalgésico
Morfina                                             Hiprioanalgésico
Carbamacepina                              Anticonvulsivante
Difenilhidantoína                            Anticonvulsivante
Clorpromacina                                Neuroléptico, antiepiléptico, antiemético e hipnótico
Haloperidol                                      Antihemético y anestésico local en caries dental
Diazepam                                         Ansiolítico y sedante preanestésico
Amitriptilina                                      Antidepresivo
Prednisona                                      Antinflamatorio y en intoxicaciones alimenticias
Espasmoforte                                  Antiespasmódico y analgésico
Fenobarbital                                    Sedante, preanestésico y antiepiléptico
Dipirona                                            Analgésico
Ranitidina                                        En úlcera péptica
Cimetidina                                       En úlcera péptica
Triyodotironina                                En hepatomegalia
Salbutamol                                      Antiasmático
Aminofilina                                      Antiasmático
Nitrazepam                                      Ansiolítico e hipnótico
Acido Flumenámico                       Analgésico
Metronidazol                                    En coocidiosis, tricomoniasis y hemoparasitosis en palomas
Placenta Humana                          En displasia mamaria
Estramonio (Datura Stramonium)           Analgésico, antipirético, trastorno circulatorios, espasmos y constipación
Sangre de Drago (Jatropha dioica)         Antinflamatorio en gingivitis, úlceras, herpes, faringitis, etc.
Agritos (Rhus mycrophylla)          Anticancerosa y antileucémica






1 Profesor de la Facultad de Odontología, Universi­dad Autónoma de Zacatecas, México.
2 Profesora del Instituto Superior de Ciencias Medicas, Santiago de Cuba, República de Cuba.